Martes 28 de Marzo 2017 San Luis Potosi, Hora Local 11:48,

ACUERDOS A TU FAVOR H. CONGRESO DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSÍ

Menú principal

El Congreso del Estado de San Luis Potosí

El Congreso en el contexto del Estado Moderno, es la institución e instrumento político representativo, vinculado al principio de la soberanía popular, es el Parlamento, entendido éste, como la asamblea en que reside el Poder Legislativo, sobre todo en los regimenes presidenciales, como en el caso de nuestro país.    
 

El artículo 3º de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí, establece que “el estado de San Luis Potosí adopta para su régimen interior la forma de gobierno republicano, representativo y popular, y lo ejerce por medio de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial…”.

Asimismo, el artículo 40 señala que  “el ejercicio del Poder Legislativo se deposita en una asamblea de Diputados, que se denomina el Congreso del Estado, la cual se renovará totalmente cada tres años”.

Entonces, entendamos como Congreso a la institución de la que depende el ejercicio del Poder Legislativo y que se deposita en una asamblea de Diputados. 

En la formación del Poder Legislativo mexicano desde el punto de vista constitucional se pueden apreciar varias etapas íntimamente enlazadas con la suerte, incierta en su planteamiento, de la independencia del país. Tenemos en primer término, la creación de la Suprema Junta Provisional Gubernativa en 1821; luego, la instalación del llamado Primer Congreso Constituyente de 1822-1823; está también la presencia de la Junta Nacional Instituyente de finales de 1822 y principios de 1823; y finalmente al supremo Congreso Constituyente de 1823-1824, a quien tocó expedir el Acta Constitutiva de la Federación y Constitución de 1824.

La Junta arranca a partir de los postulados del Plan de Iguala que señala que será misión específica de la Junta convocar a Cortes Constituyentes determinando las reglas y el tiempo necesario para el efecto.

Asimismo, la instalación de los congresos en los estados fue igual de accidentada, sin embargo cada uno con su historia muy particular. 

Entonces, el Poder Legislativo surge en nuestro Estado a raíz de la firma de un pacto federal, el acta constitutiva de la Federación de 1824 que estableció la división de poderes en Ejecutivo, Legislativo y Judicial y otorgó a las entidades integrantes, la facultad de diseñar su propio marco jurídico.

Como consecuencia de lo anterior el Congreso del Estado de San Luis Potosí se declaró formalmente instalado el 21 de abril de 1824.

La primer Legislatura se ubicó físicamente en el edificio que en ese tiempo se conocía como Casas Consistoriales, lugar donde se ubica en nuestros días el Palacio de Gobierno. Fue en junio de 1990 cuando el Congreso estatal se trasladó a su recinto actual. 

A partir de ahí nuestro estado ha contado con tres Constituciones, habiéndose promulgado la última el 5 de octubre de 1917 y como dato relativo a la normatividad interna del Congreso diremos que éste ha sido regulado en su organización y funciones por seis Reglamentos Internos, tres leyes orgánicas y en los últimos años también forman parte de su marco jurídico la Ley Orgánica de la Contaduría Mayor de Hacienda y el Reglamento Interior del Instituto de Investigaciones Legislativas.

A inicios de 1900 el Congreso del Estado de San Luis Potosí, a pesar del vaivén político, fue una institución que reflejó las inquietudes sociales y políticas de numerosos sectores de la población, y fue un instrumento legal en el que se gestaron leyes y decretos que permitieron el establecimiento de las autoridades gubernamentales.

En este periodo se realizaron importantes cambios a la legislación electoral y laboral, lo que abrió brecha hacia una democracia avanzada para la época. En lo electoral, se permitió a la mujer votar; y en lo laboral se estableció el día de descanso obligatorio y se fijó el salario mínimo. Por eso, entre otros hechos, San Luis fue pionero en la implantación de algunas leyes. 

La historia del Congreso de San Luis Potosí muestra un proceso de larga duración. La historia política se desarrolló en el marco de la organización del estado y las prácticas políticas, que explican en buena parte la acción de los congresos y su relación con el poder. En estos procesos podemos identificar y estudiar procesos clave en la formación y evolución de la nación. Observamos detalladamente distintos momentos y espacios, tradición y cambio, continuidades y rupturas, personajes con experiencia reconocida y personajes con ideas renovadoras, éxitos y dificultades del proceso estatal y federal.

La vida del Congreso del Estado de San Luis Potosí refleja con claridad las vicisitudes de la vida política, con sus bandos y logias; las dificultades para organizar el estado y para redactar la Constitución de 1826. 

En San Luis Potosí la propia formación y elección de un cuerpo legislativo promovió nuevas formas de participación política.

Desde las primeras reuniones legislativas, los diputados llamaron la atención sobre la posición estratégica del estado de San Luis Potosí en el país. Seguir la pista que evoca y sugiere este concepto a lo largo del siglo pasado y hasta la actualidad, nos puede llevar a conocer mejor los valores políticos, económicos y sociales de los potosinos a lo largo del tiempo.

Un asunto que ha ocupado al Congreso, desde su instalación en 1824 hasta nuestros días, son las medidas administrativas: desde la organización de las rentas hasta los más variados aspectos de la hacienda pública. Por otra parte, también ha correspondido al Congreso alentar el desarrollo económico del estado mediante el diseño y aplicación de políticas que favorecieran las actividades productivas; con ello se buscó también el mejoramiento de las vías de comunicación, indispensable para agilizar el crecimiento económico.

Con el transcurso del tiempo, el papel del Congreso ha cambiado, ha evolucionado; antes actuaba más bien como órgano de ratificación y legitimación de las iniciativas del Ejecutivo, ahora que se comienza a vivir una verdadera distribución formal y en la que el equilibrio constitucional de poderes va ganando terreno, se observa un número creciente de iniciativas a cargo de los diputados y un debate parlamentario en comisiones, mucho más acucioso y responsable, por lo que los órganos legislativos estatales tienen un papel cada vez más relevante cualitativa y cuantitativamente.